El Canadiense que Juró Volver a Caminar Otra Vez

El procedimiento cambiante de vidas que lo trajo alrededor del mundo

Al tratar con muchos pacientes con lesiones en la médula espinal, nosotros vemos y con frecuencia sentimos la frustración con la que tienen que lidiar todos los días, porque en muchos casos sus lesiones son una gran parte del trabajo diario. Pero en cara de dichas adversidades, los pacientes SCI muestran tremenda fuerza y positivismo y eso nos hace sentir agradecidos. Ellos se niegan a rendirse y dado que ha habido tantos avances positivos para tratar la parálisis, ellos no tienen razón para hacerlo.

Al inicio de este año, nosotros calificamos a un joven canadiense llamado Isaac Darrell para el programa de estimulación epidural para su Lesión de la Médula Espinal. Hace unos años, él tuvo un accidente de buceo que dañó su columna y lo dejó sin uso de sus piernas. Él se acercó a Global Stem Cells para aprender más sobre sus opciones a través de nosotros y decidió que un viaje a nuestras instalaciones en Bangkok era el mejor curso de acción para él. Ahora puedes imaginar el rango de emociones que él sintió cuando llegó al hospital y habló con los doctores. Te sentirías emocionado y curiosos, pero nervioso y muy cuidadosamente optimista. Isaac no era diferente.

La estimulación epidural es un proceso de pasos múltiples que involucra implantar un pequeño dispositivo que está diseñado para enlazar las señales de tu cerebro con los nervios afectados en tu columna. Provee corriente de baja frecuencia a segmentos nerviosos específicos para estimular la función motriz. Usando células madres mesénquimas para activar una respuesta de curación hacia el área de la lesión. Luego, el proceso de mapeo se asegura que el dispositivo recibirá una respuesta proveniente de las áreas afectadas a las acciones correspondientes. Suena intimidante, ¿no? Isaac pensó eso al principio, pero una vez que su cirugía estaba completa él entendió cuan simple y no invasivo era el proceso. Luego, los doctores encendieron el dispositivo.

El Dr. Nasir, el líder especialista de Isaac durante su tratamiento, recuerda como su paciente y su madre se sintieron cuando lo presenciaron mover sus piernas por primera vez en cuatro largos años.

“Era la primera vez que él (Isaac) estaba moviendo sus piernas en cuatro años, por lo que fue muy emocional”. Ahora eso es algo que le sube el espíritu a quien sea. Pero la travesía no había terminado, era hora de unas pocas semanas de rehabilitación física.

El sr. Darrell fue asistido por un equipo de especialistas que lo ayudaron en cada nivel de su recuperación. El dolor localizado y la presión arterial fueron regulados mediante acupuntura y su fuerza abdominal y de tronco fueron incrementadas con ejercicio, condicionamiento y terapia. Las cosas iban bien, tan bien que con cada día que pasaba, Isaac podía levantarse usando las barras paralelas por mayor duración. Él tenía más energía, su rango de movimiento había mejorado, su disreflexia autonómica también había mejorado y su confianza estaba por los cielos. Y para su equipo en el hospital, era maravilloso de ver.

Durante sus días finales, Isaac se sentó con nosotros como él lo había hecho muchas veces durante su estadía. Él estaba diferente que cuando llego por primera vez a nosotros, él tenía un vigor renovado. Él describió como le fue durante su estadía y habló de lo excelente que fue poder tomar sus primeros pasos sin asistencia desde el accidente hace unos años. Él estaba feliz de haber hecho esto. Y nosotros estábamos emocionados de ver lo lejos que había llegado en unas pocas semanas.

“Cambió mi vida para mejor y creo que cambiará la tuya, porque los resultados hablan por si mismos”