La Misión de un Canadiense para Volver a Caminar lo Trae a Tailandia

La historia de la Estimulación Epidural no va tan atrás, pero el mundo de la medicina se ha estado preparando para su eventual concepción por décadas. El proceso involucra el implante de electrodos que están designados para estimular diferentes acciones en la médula espinal, y ha hecho un gran impacto en cómo el mundo ve el tratamiento de lesiones espinales. El implante ha sido combinado con terapia de células madres enfocada, y ha estado cambiando vidas desde entonces.

Vidas como la de uno de nuestros más recientes paciente, Isaac Darrell.

Isaac vio su vida cambiar drásticamente cuando hace 4 años, un accidente de clavados lo dejó paralizado de la cintura hacia abajo. Para alguien tan atlético y activo como lo era él, su lesión fue algo difícil de sobrellevar. El hombre de 31 años no dejó que su condición lo desmotivara, y él comenzó a investigar procedimientos que ayudarían a mejorar su calidad de vida. Durante su investigación sobre los beneficios de la terapia de células madres, él se enteró sobre clínicas especializadas en Bangkok y decidió que era su mejor opción para ayudarlo a recuperar el uso de sus piernas.

Cuando llegó, él admitió estar sorprendido por lo avanzado que eran las instalaciones, incluso cuando se comparaban con los hospitales en su país natal. Después de conocer a los doctores y al personales, él fue programado y pronto sometido a una cirugía de implante epidural. Él luego recibió dosis de células madres diseñadas para motivar un respuesta de sanación en el área afectada de su columna.

Después de un par de días en recuperación, el día de encender el dispositivo llego y comenzar su terapia. Con su madre a su lado, las emociones surgieron cuando Isaac pudo mover inmediatamente sus piernas por primera vez en años. Además, él pudo levantarse después ese mismo día usando barras paralelas.

“¡No creí que pudiera hacer eso sino hasta después de un tiempo en el programa, por lo que estaba muy sorprendido!”

Con tantos resultados positivos en tan poco tiempo, Isaac fue cuidadosamente optimista sobre su terapia de estimulación epidural. Sin importar eso, él estaba feliz de ver cualquier tipo de progreso y él estaba listo para averiguar cuanto progreso podría hacer.

Con su familia, amigos y el equipo clínico entero motivándolo, él continuó su travesía hacia la recuperación.

Sigue el progreso de Isaac con nosotros al suscribirte a nuestro canal de Youtube y haz clic aquí para leer la segunda parte de la historia de Isaac.